Colegio San Juan de Las Condes

Año: 2020-2021

Ubicación: Las Condes, Región Metropolitana.

Cliente: Beatriz Vergara

Arquitecto patrocinante: Rodrigo Rojas Goldsack

Arquitectos colaboradores: Andrés Maiz, Esperanza Lorca

Encargo: En encargo consiste en remodelar una superficie de aprox 850 m2, modernizando sus instalaciones y adecuándola a las nuevas exigencias normativas, asociadas a educación y accesibilidad universal. Adicionalmente, se nos encarga ampliar el colegio, sumando nuevas salas y espacios educativos, en una superficie de aporx 650 m2.

El gran desafío es que, normativamente, no se puede agregar ningún metro cuadrado construido en el primer piso, razón por la cual sólo puede ampliarse la superficie en segundo y tercer piso, pero sin generar media superfice en el primero. Esto nos obliga a concentrar la ampliación sobre los volumenes construidos, generando volados, y sobre un techo sobre el patio de ingreso, que ya está aprobado como media superficie.

Dado que el presupuesto es limitado y el tiempo de construcción corto, se proyecta la ampliación en estructura metálica, lo cual facilita además la generación de volúmenes en volado. El revestimiento ha de ser económico y rápido en su instalación: lata ondulada prepintada en tono gris pizarra, contrastando con tablas de fibrocemento que aportan una sensación más cálida, con reminiscencias a la madera.Hacia la fachada se proyecta un alero revestido en lata, que se levanta como un velo sobre el cuerpo del edificio.

La ampliación se presenta además, como una oportunidad para ordenar un complejo construido que fue creciendo orgánicamente, sin lógica funcional ni espacial y menos unidad formal.

Se trasladan las circulaciones hacia el centro del espacio, entre el nuevo volumen y el construido, generando una "bisagra" espacial sobre el punto de acceso. Este se presenta como un tajo entre volúmenes, donde se vislumbra la capilla que se alza en el segundo piso. Sobre el nuevo volumen construido, que concentra los recintos administrativos, se proyecta una gran terraza en la azotea, para multiplicar el espacio de patio. El sobre recorrido del ascensor (exigencia normativa), se aprovecha como elemento icónico, proyectándolo en punta para resaltar la geometria de los volúmenes y destacar la vista en escorzo que se presenta desde el ingreso. Esta es una manera, también, de resaltar la presencia desde Isabel La Católica, importante avenida adyacente al colegio y, desde la cual, el colegio pasa prácticamente despercibido hasta ahora.